Vajilla de melamina extra: moderna, elegante y funcional

Las vajillas de melamina extra vuelven a estar de moda en los establecimientos de hostelería y restauración. Y no es de extrañar. Su forma, su apariencia y sus acabados son modernos y atractivos, muy acorde a la tendencia actual.

El menaje de melamina extra no tiene nada que envidiarle al de porcelana o al de cerámica en calidad. Incluso imita a estos materiales con tanta precisión, que se hace difícil diferenciarlos a simple vista.

Vajilla de melamina extra de García de Pou.

 

Pero no solo eso. También presenta ventajas fundamentales para la hostelería respecto a otros materiales:

  • La vajilla de melamina extra resiste a todo tipo de golpes y caídas fortuitas que se puedan producir durante el servicio.
  • No se raya, es apta para lavavajillas y, por lo tanto, duradera.
  • Aguanta perfectamente las altas y bajas temperaturas.
  • A su vez, su baja conductividad térmica evita las quemaduras de los cocineros y camareros a la hora coger los utensilios.
  • Y, por último, es una vajilla muy ligera y fácilmente apilable.

 

En García de Pou disponemos de una amplia gama de productos en melamina extra:

Ensaladeras, boles y recipientes para salsas o aperitivos de melamina extra blanca y negro brillante de García de Pou.

 

Un poco de historia

El uso industrial de la melamina fue desarrollado por científicos alemanes en los años 30 del siglo pasado. La fabricación de utensilios de cocina se aceleró durante los conflictos bélicos de mitad de siglo, ya que el material cumplía todos los requisitos necesarios: era ligero y prácticamente irrompible. Los metales eran demasiado caros y escasos. Miles de platos, vasos y cubiertos de melamina se fabricaron en aquella época para los barcos de la Marina de los EEUU.

En la década de los 50, la melamina encontró un amplio mercado en Europa y Estados Unidos, y se empezó a utilizar de forma masiva y exitosa en el sector hostelero. Empezaron a aparecer utensilios de cocina de melamina de colores brillantes que, además de prácticos, eran atractivos y modernos. En los años 60, su diseño encajaba a la perfección con la estética del momento, y llegó su esplendor.

La vajilla de melamina extra es la más usada en los negocios con piscina, terraza o jardín.

 

Las vajillas de melamina en la actualidad

A partir de entonces, el material no ha parado de evolucionar y mejorar, hasta llegar a la melamina extra de nuestros días. En sus inicios, su uso se limitaba a cuberterías y vajillas informales o infantiles, porque, aunque era muy resistente, se rayaba con facilidad. Pero actualmente, la excelente calidad del material hace que se utilice para fabricar todo tipo de vajillas, incluso las de lujo. Hoy en día, una mesa montada con piezas de melamina extra puede lucir con la misma elegancia, o más, que una con vajilla de porcelana.

Los modelos actuales imitan, de hecho, a este material, con sus mismos relieves decorativos y sus formas, pero a un precio más económico y sin peligro de roturas. Destaca su uso habitual en embarcaciones, caravanas y cámpings, por su extraordinaria resistencia. También en terrazas y piscinas, ya que evitamos los cortes fortuitos en los pies que se producen cuando se rompe algún utensilio de cerámica o cristal.

Platos y boles en negro mate muy elegantes.

 

Es ideal en todo tipo de negocios de hostelería y eventos multitudinarios, como bodas o cáterings. Ninguna otra vajilla brinda las ventajas que ofrece la de melamina extra. Por eso se la considera la vajilla perfecta. Si está pensando en cambiar los platos o boles de su negocio, seguramente la versatilidad, elegancia y precio de la melamina extra acabarán por seducirle.

Post Anterior Post Siguiente

También te podría gustar

No hay comentarios

Dejar Una Respuesta