El distintivo FSC® certifica el compromiso medioambiental de García de Pou

Cientos de productos de nuestro catálogo cuentan con el certificado FSC®, un distintivo que indica que el papel y el cartón con el que se han fabricado proviene de bosques sostenibles. La madera utilizada se audita por entidades de certificación durante todo su proceso, para garantizar que se respetan una serie de estándares medioambientales y sociales. La etiqueta FSC® es una de las mejor valoradas, según las organizaciones de consumidores.

La organización no gubernamental FSC® (Forest Stewardship Council®) se fundó en Toronto en 1993, de la mano de ambientalistas y empresas madereras. Su objetivo era el de acabar con la tala ilegal y descontrolada, que amenazaba con la destrucción de los ecosistemas y comprometía a las generaciones futuras. FSC® empezó a controlar y certificar una gestión sostenible de los bosques, para la obtención de los recursos naturales.

Con la certificación FSC® se puede demostrar unas buenas prácticas en la cadena de suministro de un producto de origen forestal, desde el bosque hasta llegar al consumidor (Foto FSC® Milan Reška).

 

Los estándares de FSC® contribuyen a proteger los hábitats de los animales, conservan la biodiversidad, garantizan la no deforestación, protegen los derechos de los pueblos indígenas y aseguran un salario justo y un entorno de trabajo seguro para los trabajadores. Eso es todo lo que representa la etiqueta FSC® que distingue a muchos de nuestros productos.

Nuestros clientes se preocupan por el origen de los productos y las emisiones de CO2 que generan.

 

Hoy en día, tres de cada cuatro consumidores toman sus decisiones de compra en base a motivos éticos y de sostenibilidad, según las organizaciones de consumidores. La disyuntiva entre sostenibilidad y precio, a la hora de adquirir un producto, también se ha diluido. El 44% de los consumidores está dispuesto incluso a pagar más por un producto con una certificación medioambiental verificada.

En García de Pou hace tiempo que trabajamos en esa línea, de conciencia medioambiental, y no concebimos la fabricación de productos si no es desde ese punto de vista. Prueba de ello es nuestra colección THEPACK®, de envases para comida, íntegramente fabricada en cartón nano-micro ondulado y con el certificado FSC®.

THEPACK®.

 

Otra de las novedades de nuestro catálogo, que dispone del certificado, son los vasos «Plastic free», tanto para bebidas frías como calientes. Estos vasos de un solo uso se pueden reciclar tranquilamente con el papel y el cartón, puesto que no se ha utilizado ningún tipo de plástico en su fabricación.

FSC® utiliza en su página web la imagen de alguno de nuestros productos, en este caso los vasos «Plastic free», para hablar del uso promocional de la marca FSC®.

 

Actualmente estamos incorporando a esta familia otro tipo de envases, como las cajetillas para fritos libres de plástico 100%, que conservan todas las propiedades que requieren este tipo de envases, como por ejemplo su resistencia a aceites y grasas.

Disponemos también de una amplia gama de tarrinas para helados, vasos, servilletas, y mantelería, de la colección «Double Point», con este certificado.

Servilletas recicladas de García de Pou con la certificación FSC®.

 

Existen en el mercado multitud de etiquetas y distintivos ecológicos en los productos que consumimos. Pero, ¿sabemos realmente qué significan? ¿Tienen todos ellos la misma importancia? Ante todo, hay que distinguir entre si se trata de sellos medioambientales rigurosos o simples logos de los llamados «greenwashing», que solo se utilizan para vender más, aprovechando la sensibilización ciudadana. FSC® es una de las certificaciones que se deben tener en cuenta, por su solvencia, según las organizaciones de consumidores.

Post Anterior Post Siguiente

También te podría gustar

No hay comentarios

Dejar Una Respuesta