El cotillón o cómo despedir el año por todo lo alto

No hay persona en el mundo que no celebre el fin de año. Ya sea por superstición, por marcar un cambio de ciclo o simplemente por haber alcanzado un año más, todos lo celebramos. Cada uno a su manera. Aunque en cada país hay arraigadas unas tradiciones, como la de besarse en Estados Unidos, la de tocar una campana en Japón, romper platos en la puerta de casa en Dinamarca, comer lentejas en Italia o tomar las doce uvas en España. Pero si hay un denominador común en todo el mundo, es que la Nochevieja hay que festejarla a lo grande y, a poder ser, con una bolsa de cotillón en la mano.

La palabra «cotillón» es una palabra de origen francés que originalmente significaba enaguas o falda. Posteriormente se usó como denominación de un tipo de baile, parecido al vals, con el que se cerraba determinadas fiestas alrededor del 1700 en Francia. Parece ser que, en esos festejos, y cuando llegaba el momento de bailar el cotillón, se acostumbraba a repartir algunos pequeños obsequios, como confetis, serpentinas, pitos y demás artilugios, para dar mayor alegría y animación a la velada. Ese baile era una especie de final de fiesta. Y así fue como «cotillón» pasó a usarse como denominación de los obsequios, más que de la danza en sí misma.

¿Quién no ha acabado el año y automáticamente ha hecho sonar con todas sus fuerzas un matasuegras? Un fin de año sin un collar colgado al cuello, un antifaz en la cara y un gorro en la cabeza, no parece un fin de año. El cotillón es ya una tradición navideña y hay algunos elementos que no pueden faltar para poder vivir al máximo las reuniones con amigos y familiares.

Las bolsas de cotillón son un clásico también de García de Pou. Tenemos el honor de haber sido los primeros en introducirlas en el mercado español hace ya casi sesenta años y hoy en día seguimos vendiéndolas por todo el mundo. Cene donde cene y vaya a la discoteca que vaya, las bolsas de cotillón seguro que estarán presentes. Las nuestras incluyen diferentes artículos graciosos y divertidos que le permitirán despedir el año con una sonrisa y pasárselo en grande.

En formato individual, tenemos varios modelos en función de los elementos que incluyen: desde la bolsa básica de cotillón «Eco Saint Tropez» y «Eco Royale» a la más completa bolsa de cotillón «Riviera» , con objetos de lujo. También puede adquirir packs de cotillón para 6, 10, 20 o 50 personas. O si lo prefiere, comprar todos los artículos sueltos de fiesta y encargarse de rellenar usted mismo la bolsa con los objetos que más le gusten.

Tiene muchos para elegir, tantos como le permita su imaginación, aunque hay algunos que no pueden faltar: matasuegras, trompetillas, sombreros, collares de colores, globos, diademas, antifaces, confeti y serpentinas. No dude en encargar sus bolsas de cotillón en nuestra tienda online, si no lo ha hecho ya, y despedir este 2021 como se merece.

Post Anterior Post Siguiente

También te podría gustar

No hay comentarios

Dejar Una Respuesta