COMIDA PARA LLEVAR: ¿CÓMO ADAPTAR SU CARTA A CLIENTES VEGETARIANOS?

A pesar de que cada vez somos más conscientes de lo importante que es alimentarse de forma sana y equilibrada en nuestro día a día, durante las fiestas navideñas nuestros hábitos beneficiosos se ven alterados por la suma de comidas y cenas en las que lo que prima no es lo saludable de los platos sino la tradición y los productos típicos de la época.

Después de tal concentración de calorías, dulces, carnes y mariscos, tal vez nuestro cuerpo merece un esfuerzo extra para retomar nuestras recetas sencillas y equilibradas con más urgencia.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros clientes, que no tienen tiempo de cocinar y compran la comida preparada, a comenzar el año comiendo saludablemente y fuera de casa?

Esta vez contamos con la colaboración de Montse Tapia, profesora de cocina vegetariana y asesora gastronómica que durante años ha aportado innumerables recetas a la revista Cuerpo Mente y ha ayudado a negocios de comida para llevar a adaptar sus platos y menús a dietas vegetarianas, intolerancias digestivas, alergias alimentarias, etc.

Según Montse Tapia, no es lo mismo tener en un menú platos vegetales que platos para vegetarianos. Cuando se trata de pensar un menú para clientes vegetarianos debemos tener en cuenta que este perfil de cliente necesita cubrir todas sus necesidades de proteínas, vitaminas y minerales con productos de origen vegetal. Debemos pensar en ofrecer una variedad de platos apetecibles, visualmente atractivos, altamente nutritivos… ¡y sin carne de ningún tipo!

Le damos aquí algunos consejos para empezar:

1.

Cocine platos con arroz integral, pues aporta más nutrientes que el arroz refinado. A menudo optamos por no cocinar arroz integral en casa porque requiere de más tiempo de cocción que el arroz blanco. ¿Y si pudiéramos comprar ya hecho un pilaf de arroz integral con verduras?

2.

Familiarícese con el tofu y el seitán. Son alimentos muy versátiles que se pueden usar de base para muchos platos y además aportan las proteínas que necesita el cuerpo diariamente.

3.

Incorpore recetas con algas. Son altamente ricas en minerales y vitaminas por lo que en un solo plato se pueden cubrir las necesidades diarias de algunos nutrientes.

4.

Reinvente algunos platos que tradicionalmente llevan carne para convertirlos en vegetarianos: canelones de berenjena, salsa boloñesa vegana, albóndigas vegetales…

5.

Piense en los consumidores intolerantes a la lactosa y haga sus bechamel y salsas con licuados de cereales (leche de avena, de almendras, de arroz, de soja, etc.). Éstos pueden sustituir perfectamente los derivados de leche de vaca.

La presentación de estos platos es la misma que los tradicionales. Puede usar los recipientes de comida para llevar que compra habitualmente, pero usted sabe que está contribuyendo además a mejorar la salud y el bienestar de sus clientes.

¿Se anima? ¡En García de Pou le acompañamos!

Montse Tapia es profesora de cocina vegetariana y asesora de negocios que desean actualizar su oferta gastronómica para adaptarse a las nuevas tendencias.

Post Anterior Post Siguiente

También te podría gustar

No hay comentarios

Dejar Una Respuesta